Qhapaq Negro (Negro rico, poderoso)

Home / articulos / Qhapaq Negro (Negro rico, poderoso)

Qhapaq Negro (Negro rico, poderoso)

1

Chalena Vásquez
Fotografías: Addie Barandiarán
addieB1

La presencia de danzas alusivas a los afrodescendientes negros y a la esclavitud en el Perú, es recurrente en todo el territorio nacional. Danza de Negritos, Morenadas, Tundique, Tuntuna u otras, forman parte de la cultura musical y coreográfica de la zona andina peruana, muestran de alguna manera la presencia africana y la visión que al respecto tienen los cultores, bailarines y músicos, de dichas danzas.

Creadas y difundidas en diferentes momentos, con participación de músicos y bailarines que con el tiempo devienen anónimos, las danzas de tradición oral son producto del trabajo artístico colectivo en el que se sintetizan elementos de diferente origen: sociales, culturales, históricos, estéticos, económicos, etc.

Tanto en los textos, como la música y la coreografía ¿cómo se crea o se recrea, una danza que llega a reconocerse como parte de la tradición cultural de un pueblo?

El presente artículo expone el caso de creación colectiva, la danza Qhapaq Negro de Paucartambo.

I. La creación colectiva de Qhapaq Negro de Paucartambo, en 1959.

Según el testimonio del maestro compositor, músico, bailarín y coreógrafo, la danza Qhapaq Negro de Paucartambo se llamaba Negro-Negro y consistía en un grupo de esclavos negros…

… “con un personaje central que iba encadenado, cantando al lado de las andas de la Virgen canciones religiosas.

…  “la danza en sí carecía de coreografía, solamente se cantaba, es por eso que dejó de bailarse”.  (Entrev. David Villasante. Cusco 1982).

Don David Villasante recuerda que hacia 1959,  los residentes paucartambinos en Cusco, quisieron presentar una danza para las festividades del Inti Raymi.

La propuesta suya  … “fue para escoger entre los Húsares de Junín y los Negro-negro.

Los Húsares fueron rechazados porque se necesitaba caballos y otras cosas difíciles de conseguir, así que (los paucartambinos residentes en Cusco) prefirieron Negro-negro.

Pero esta danza, como no tenía coreografía, dijeron que era sonsotusuq, o sea danza de zonzos, porque no tenía nada de bonito. Así que la hicimos de nuevo.

 Fijándonos en una estatuilla antigua se rehizo el vestuario, un señor (…) tenía un cuaderno viejo con las canciones; así, recordando, recordando, y también creando nuevas músicas, fuimos haciendo Qhapaq Negro”.

Hemos de reconocer la especial participación del maestro David Villasante, en la composición  o recreación de la música y la coreografía de Qhapaq Negro.

Los testimonios recibidos durante mi investigación [2] nos muestran el momento inicial de la Danza como una reconstrucción colectiva,  en la que se pueden apreciar influencias diversas, como los movimientos colectivos de las danzas puneñas, el vestuario de la zona de Apurímac  – y su danza de Negrito de Andahuaylas – y también en la primera frase musical del Pasacalle que según don Gabriel Aragón se tomó un fragmento de la melodía “Congorito”   (Antiguo Festejo de Lima, cuyos versos decían: “Dicen que allá viene, no se sabe quién, todo el mundo corre, caramba, yo corro también”) Las primeras notas de la frase musical con que se entona “Dicen que allá viene…”  son las que se tomaron para recrear la melodía del Pasacalle de Qhapaq Negro. (Entrev. Gabriel Aragòn Cusco 1983)

Luego de decidir que llevarían Qhapaq Negro al festival del Inti Raymi, los paucartambinos se reunían en el Cusco para ensayar.

Así relata el señor Collpaert:

addieB2

“Uno inventaba una cosa, poníamos un poquito de una wayno o de otra cosita por allá… Así fuimos creando la coreografía y la música.  Todos silbábamos o cantábamos pedacitos de melodías. Esa parte que dice …(silba) es de una canción arequipeña y ese otro pedazo… (vuelve a silbar) se parece una cosa de Puno; también algunos hemos visto las danzas de Negritos de Andahuaylas que vinieron para la Semana del Qosqo… y así, más de un mes estuvimos ensayando.

Todas las noches nos reuníamos y el problema era cada noche que cambiábamos la coreografía,  hasta que al  fin dijimos: `ya, así queda’.

“El vestuario también era un problema; no sabíamos  cómo era el sombrero, los pantalones los hicimos con tela de castilla de las faldas de nuestras mujeres.

Usábamos dos faldas, una para cada pierna, y quedaron los pantalones bien bombachos.  El vestuario lo miramos en un negrito chiquito (escultura) que tenía un señor(…)

“El maki  (brazo con puño cerrado) antes tenía un chicote,  representaba  los  azotes  de  la esclavitud; pero eso fue suprimido.  Ahora está el puño cerrado sin el chicote”.

“También lleva una cadena atada en una pierna, recordando la esclavitud… y las máscaras tienen así lágrimas, rostros tristes de negros esclavos”. (E. Collpaert).

Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

II. La Virgen del Carmen y los negros afrodescendientes.

addieB3Es importante señalar aquí que muchas de las danzas de negros en el Perú, así  como  las  Danzas de Negritos de la costa, como en Chincha (Ica) pudieron tener su origen  en  las  prácticas religiosas católicas impuestas por los españoles durante la Colonia, quienes se valían del arte como una forma de catequización.

Señala Rosa Alarco que se llamaba  “negro” o “moro” a los no bautizados y que las Danzas de Negritos, se enseñaron para cantar y bailar en agradecimiento por la reciente conversión al catolicismo.  De allí que la música de estas danzas generalmente tenga más presencia de elementos españoles que de elementos africanos (Alarco: 1975; Vásquez: 1982).

Los símbolos sobre la esclavitud  -chicote, máscara, cadena-  han sido añadidos a las danzas originales, así como otras importantes transformaciones musicales y coreográficas, así como la incorporación de otros personajes han sido fruto de sucesos históricos posteriores.

Don Segundo Villasante señala que “históricamente existieron dos clases de Negros: los Waqcha Negros y los Qhapaq Negros, que respondían a estratos sociales de la época. 

Los Waqcha Negros ejecutado por personas de condiciones económicas pobres y los Qhapaq Negros por las de condición económica alta y media. 

Los Waqcha Negros utilizaban vestuario de castilla, sin bordados y por adornos llevaban  rosarios;  en cambio  los  Qhapaq Negros utilizaban vestuario  de la mejor seda, con ceñidores en la cintura ricamente  bordados,  cintas  multicolores,  hermosos detentes. monedas de plata y oro y pedrerías. 

En la actualidad los negros llevan un vestuario entremezclado de las dos clases de danza antecedentes” (Villasante, 1980: 91).

Es bueno recordar el sentido que el arte de la danza ha tenido y tiene a través de la historia para la cultura andina. Siendo una cultura de tradición oral, las danzas sintetizan o expresan relatos que incorporan hechos históricos, personajes mitológicos o de otro origen.

Pues no son negros afrodescendientes los que en la actualidad bailan estas danzas, sino mestizos andinos.

Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

En el Archivo Histórico del Cusco [3] queda constancia de los contratos de compra venta de esclavos afrodescendientes destinados al trabajo doméstico; es interesante observar que no son destinados al trabajo agrario, ganadero o minero, sino al doméstico en la ciudad.

¿Podría haber surgido la danza como expresión directa de los afrodescendientes? Pues reiteramos que en la actualidad no son afrodescendientes los cultores de esta danza en la región cusqueña.

Un relato recopilado por Soledad Mujica, de un danzante Qhapaq Negro, cuenta que el origen de la danza se encuentra en la huida de un grupo de esclavos que salieron de la casa de su amo, apresuradamente y de noche para asistir a la fiesta de la Virgen del Carmen. Y añade la anécdota de que “en su apuro por salir, algunos se pusieron cualquier ropa, la ropa del amo y que por eso el Caporal de los Qhapaq Negro lleva en la cabeza un gorro de dormir. (… )

La construcción de una identidad, en este caso de la Danza de los Qhapaq Negro, va tomando argumentos de diferente fuente. Algunas veces puede ser una historia imaginada, difícil de comprobar; sin embargo es la versión que los propios cultores manejan para dar fuerza argumentativa y validez a su propia creación artística.

Villasante sostiene el origen de la danza en el deseo de venerar la imagen de la Virgen del Carmen,

“El o los negritos llevan el mismo vestuario que el de los soldados de la época colonial que aparecen en las acuarelas del célebre pintor limeño Pancho Fierro. De aquí que pensamos que los negros de Paucartambo tienen su origen en la devoción que tenían en las Vírgenes del Carmen de la Legua, Barrios Altos y Rímac de Lima” (Villasante, 1980:92).

Algunos paucartambinos dijeron que es posible que la danza haya sido llevada por negros esclavos a la zona de Paucartambo, pues la Virgen del Carmen es patrona de los negros en varios lugares del país -como en El Carmen, Chincha- así como también es “Patrona del Criollismo” en Lima. Y queda la posibilidad de que la estatuilla de la Mamacha que ahora se venera en Paucartambo haya sido llevada por esclavos negros obedeciendo órdenes de sus amos, como sucede con la Virgen de las Nieves en Cora Cora (Ayacucho).

Sin embargo, dicen los paucartambinos que la estatua que se venera en la actualidad es de origen puneño; ya que fue una mujer comerciante de origen qolla – quien llevó la imagen (de yeso) que reemplazó a la antigua imagen de madera que desapareció de la iglesia paucartambina.

Si bien don Segundo Villasante sugiere que la danza tenía dos versiones – de pobres y de ricos – y que la práctica era realizada por afrodescendientes, con el tiempo, cuando la danza ya había decaído en la práctica (desconocemos los motivos) entonces, en 1959 se la reconstruye, con la participación activa y la gran capacidad creativa de don David Villasante.

A partir de ese momento la danza cobra nuevos sentidos, deja de ser una danza de tontos o “sonsotusuq” (porque no tenía coreografía y solamente se cantaba) y va adquiriendo nuevos significados para los propios cultores cusqueños, a la vez que se va perfeccionando los movimientos coreográficos y los adornos del vestuario.

En la actualidad la danza Qhapaq Negro se presenta con mucho lujo, pues con los años el vestuario se fue enriqueciendo en telas y bordados; y aunque se supone que Qhapaq Negro “representa a esclavos negros de procedencia africana”, otras versiones surgen entre los propios bailarines, quienes dicen ser “esclavos de la Virgen”.

Más allá de este reciente significado, la danza Qhapaq Negro da testimonio de un hecho histórico – como suelen ser muchas danzas andinas – cual es la existencia de afrodescendientes esclavos en la región del Cusco.

En todo caso, la presencia de las danzas de negros y los elementos usados en su vestuario, en los textos y a veces en los propios movimientos corporales y coreográficos, en la cultura andina contemporánea constituye la forma de recordar el hecho histórico de la esclavitud de afrodescendientes.

La palabra Qhapaq – rico, poderoso – permite la incorporación de elementos costosos y aún ostentosos en una danza que representaba la esclavitud negra; ahora con especial énfasis algunos danzarines manifiestan “ser esclavos de la Virgen”  con lo cual se libran de mayores compromisos respecto a los detalles de la representación de la esclavitud de afrodescendientes,  así como les posibilita la innovación y el enriquecimiento del propio vestuario.

La danza como todo producto artístico condensa muchos significados. La significación para los bailarines será distinta, además, que para los cultores paucartambinos en general y distinta también para el público foráneo que asiste a la fiesta de la Mamacha Carmen en Paucartambo.

Siguiendo los argumentos de la musicóloga Rosa Alarco, podríamos pensar que tanto la música como los textos – de la danza Negro Negro – hubieran sido enseñados por los españoles en su afán de catequización, por eso hay Danzas de Negritos en muchas regiones de nuestro país,  pero cada pueblo recreó tales manifestaciones artísticas dotándolas de características regionales y locales propias.

El zapateo de Chincha, por ejemplo, acompañado con violín, para las celebraciones de Navidad, es similar y a la vez diferente al zapateo de la Danza de Negritos de Huancavelica. Similar por ser danza de Negritos que se interpreta en Navidad, por estar organizados en comparsas con caporal, porque sus bailarines contrapuntean…  y diferentes a la vez,  porque los patrones rítmicos del dicho zapateo dan continuidad a características peculiares de lenguajes musicales distintos, un lenguaje de ancestral de origen Africano (en el caso de Chincha) y otro lenguaje de ancestros quechuas (en el caso de Huancavelica)

Así también resulta la Danza de Negritos de Huánuco sin textos, con banda de metales y con otros personajes como una Dama o un Alcalde, la Danza de Negritos en El Carmen -Chincha-Ica, conserva los textos cristianos, añade otros de denuncia sobre el trabajo esclavo, e imprime en la música el carácter afroperuano con la presencia del contrapunto de zapateo de gran riqueza rítmica.

En Paucartambo, como veremos, Qhapaq Negro incluye textos bilingues, tomando figuras literarias y el sentido de los cantos religiosos quechuas; cantos que mezclan también vertientes distintas tanto de origen español, de la religión católica, como de las prácticas religiosas indígenas.[4]

Participación y reglamento en Qhapaq Negro.

Similar al caso de Contradanza, en Qhapaq Negro se observa la presencia de profesionales y empleados que generalmente viven fuera de Paucartambo, en Qosqo u otros lugares  del país.

Al reconocerse como integrantes del estrato económico más alto, los Qhapaq Negro mantienen con el conjunto de Contradanza una tácita y a veces nada disimulada rivalidad.  Competencia que es llevada al plano estético, tratando de mostrar su danza como la más hermosa, la más perfecta, junto a un vestuario cada vez más lujoso[5].

Al igual que Contradanza, los Qhapaq Negro (y como parte de la autogestión que se ejerce en las fiestas tradicionales andinas) han constituido un cuerpo directivo -presidente, secretario, tesorero, vocales – para mantener actividades diversas durante todo el año en la ciudad del Qosqo.  Así mismo, algunos integrantes han enseñado la coreografía y las canciones en otros lugares, incorporándose la danza a  otras fiestas patronales o ceremonias festivas como en Andahuaylillas, Quispicanchis,  por ejemplo[6].

El reglamento que contiene las normas de disciplina y de incorporación se cumple estrictamente, haciendo más rígidas las condiciones de participación, lo que motiva opiniones contradictorias entre los paucartambinos que consideran a los Qhapaq Negro como una danza elitista, no obstante, (quizás justamente por esta razón)  es una de las danzas más admiradas de la fiesta.

El bautizo de los nuevos integrantes se realiza de manera similar a otras, con tres azotes “en nombre del padre, del hijo y del espíritu santo”, celebrando luego con abundante cerveza como en todos los conjuntos de danza.

Al respecto se puede leer el interesante trabajo de Juan Carlos Estenssoro, “Del paganismo a la santidad” – aproximándonos a la interrelación entre cultura hegemonía hispana y católica, y la cultura y religiosidad de los pueblos nativos. Los  españoles utilizaron canciones de origen quehuca para la alabanza religiosa católica.

Al respecto, …. La investigadora suiza .-…   decía que la danza no podía contener nada más en el vestuario. Ya no había espacio para nada más, habiendo logrado la plenitud, a ese vestuario no se le puede agregar nada, porque ya no cabe.

Hacia 1985,en el Ccaijo, Centro de capacitación campesina, se realizaba un festival de danzas y música de la región, habiendo constituido un grupo de Qhapaq Negro, los propios habitantes de Andahuaylillas. Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

Vestuario en Qhapaq Negro (Paucartambo 1985)

Tela negra                    Cubre la cabeza y parte del rostro.

Máscara                       Con facciones de raza negra.

Cabellera                     Cinta ancha, muy adornada, colocada en la parte posterior del sombrero.

Sombrero                     Con ala adelante, lleno de adornos, abalorios, lentejuelas.

Camisa                         Blanca o rosada, manga larga.

Pechera                        Adornada con la imagen de la Virgen, lentejuelas, cordoncillos, etc.

Pantalón                      Bombacho, largo;  cada pareja lleva un color diferente.

Botas                           Negras, hasta el tobillo, cubren la boca del pantalón.

Pañuelo                       Varios -10, 12  ó  más- colgados de la cintura, adornados con lentejuelas.

Pañolón                       Mantón de Manila, anudado a la cintura y cuyos flecos caen sobre las piernas hasta el tobillo.

Rosones                       En los brazos, como adorno de la camisa.

Maqui                          Antebrazo hecho de madera, con el puño cerrado de color negro.

Expresaron que significa “la fuerza de los negros” (antiguamente tenía un chicotillo).

Cadena                         De la cintura se amarra al tobillo. Su punta la agarran a veces para bailar.

 

Caporal

Gorro                           Celeste de seda, de forma triangular, con lentejuelas.

Tela negra                   Cubre la cabeza y parte de la cara.

Máscara                      De negro.

Vestido                       Como bata azul, llega más abajo de la rodilla. Se ajusta a la cintura con cinturón ancho.

Pañolón                       En la espalda.

Cadena                         De la cintura al pie izquierdo.

Matraca                       Con la que marcan constantemente el ritmo y da otras órdenes de la coreografía.

 

CANCIONES DE LA DANZA QHAPAQ NEGRO DE PAUCARTAMBO
voz
pasacalle

I. Señores caporales, échenle planta
con más gallardía, con más alegría
con más gallardía, con más alegría

II. Compañeros míos, que dicen pues
De haber llegado a este pueblo
De haber llegado a este pueblo.

III. Moreno chiquito no hay que llorar
aunque vengan trabajos no hay que llorar
la Virgen del Carmen nos dará la vida.

IV. Lima y Potosí, todo he andado
solo a esta tierra he llegado
sólo esta tierra nunca he pisado.

V. Vamos bailando, vamos cantando
de haber llegado a este pueblo
de haber llegado a este día.

Entrada al Templo

VI. Señores caporales, vamos entrando
a saludarla a la patrona
a saludarla a la patrona.

VII.  Hemos venido, hemos llegado
a conocerla a la mamita
a adorarla a la mamita.

VIII. La Virgen del Carmen nos ha llamado
para venerarla, para adorarla
para venerarla, para adorarla.

 Salutación

Primer verso.  Qhapaq Negro.

I.
Imanaspataq napaykusayki                Qué diciendo te voy a saludar
huchapi qhospaq millay runari           hombre envuelto en pecado
karullamantas napaykamuyki             De lejitos no más te saludaré
angel gabrielpa nispa siminwan         como dijo San Gabriel.

II
Ave María Purísima, sin pecado
concebida.
Ave María Purísima, sin pecado          (falta)
concebida.
Ave María Purísima, sin pecado
concebida.

III
Por tí, señora, hemos venido
vuestros esclavos con más trabajo
Paucartambo reina del Carmen                      Paucartambo reina del Carmen
qanchus kanki qhuyay munana                      ¿tú eres a la que queremos                                                                                                    mucho?
qan mamallaytas qhuyay                               sólo a tí madre te llamamos
tuta, p’unchas wawaikikuna                           día y noche tus hijos.

salutacion
exquisita

Señora Exquisita

Segundo verso: Qhapaq Negro

I
Señorita exquisita                                          Señorita exquisita
hermosa filigranita                                         hermosa filigranita
angelkunaq ullpuykunan                                la que los ángeles adoran
huchasapaq wakaykunan                               y los pecadores lloran.

II
Los más grandes pecadores                           Los más grandes pecadores
qespintaqsi mamay kanki                               eres, dicen, madre su cristal
noqaykuri qhepaykumanchus                        estando tú cerca de nosotros
siendo vuestro fiel esclavo                            no nos quedaremos atrás.

III
Kay waqeypachata khawarimuy                   Mira este valle de lágrimas,
q’anchaq qoillour ñawiykiwan                                   con tus ojos de lucero refulgente
ñas huchaymanta waqaniña                           ya he llorado por mis pecados
dios phiñachiq ñawillaywan                          con estos ojos que te  ofendieron.

IV
Hanaq pachapi sumaq ñust’a                          Linda ñusta del cielo,
qanchus kanki diospa maman                                    tú eres madre de Dios
angelkunan ullpuykunan                                que los ángeles adoran
huchasapaq waqaykunan                               y los pecadores lloran.

V
Pita maschaspa mamallay                              Buscando a quién
kay pachaman hamuranki                              madre mía viniste a este mundo?
kaypin kani huchasapa                                               aquí estoy yo pecador
weqe pachapi p’ilteq runa                              en este mundo de lágrimas
como un hombre débil.

VI
Ante el trono de tu hijo                                 Ante el trono de tu hijo
huq simillata rimari                                        sólo di una palabra
haykan maman misqayta                               todo cuanto te dije
es imposible negarme.                                    es imposible negarme.

VII
Patente puerta del cielo                                 Patente puerta del cielo
salud de los enfermos                                    salud de los enfermos
refugio de los pecadores                                refugio de los pecadores
consuelo de los afligidos.                              Consuelo de los afligidos.

VIII
Chayta nispa suyaykiku                                 Diciéndote todo esto te espero
con viva fe y esperanza                                  (te espero)
con viva fe y esperanza
mamaymanta hapiykuyki                               agarrándome de ti, madre,
es imposible perdernos.                                  es imposible perdernos.

IX
Wañuy p’unchay chayanuqtin                                   Cuando llegue el día de mi muerte
saunallaypi tiyaykunki                                               Siéntate siempre en mi cabecera
q’an mamallaypa graciakiwan                                    con tu gracia, madre mía
sumaq wañuy tarinaypaq.                              encontraré una muerte tranquila.

Salve pastora  (Pastoray)
Tercer verso Qhapaq Negro
I. Salve del mundo señora, pastoray
salve de cielos y tierras
Ay… virgen de vírgenes pura.

II. Salve matutina estrella, pastoray
salve  llena eres de gracia
ay… luz bendecida y bella.

III. Al socorro de los hombres, pastoray
ven señora, ven a prisa
ay… en tí esperamos señora

IV. De aquella palabra eterna, pastoray
Dios te escogió para madre
ay… no cayó la culpa fea.

V. Refugio de los pecadores, pastoray
consuelo de los afligidos
ay, socorro de los cautivos.

VI.Esperamos en tu promesa, pastoray
deseamos tus bendiciones
ay… no nos niegues madre nuestra.

VII. Salve aurora que naciste, pastoray
dando fin a las tinieblas
ay… para el mundo paz y dicha.

VIII. Aquí estamos Mama Carmen, pastoray
los hijos de Adán y Eva
ay… dános tu bendición.

IX. A nuestra reina del Carmen, pastoray
postrémonos ante ella
ay… todos pidamos perdón.

X. María Auxiliadora, pastoray
socorro de los desdichados
ay… luz divina y alma mía.

pastoray
despedida

Despedida
I
Adiós, adiós, Reina del Carmen Adiós, adiós, Reina del Carmen
hasta el año venidero hasta el año venidero

II
Habiendo vida y salud Habiendo vida y salud
volveremos con grandeza volveremos con grandeza

III
Kawsaspacha kutimusaqku Si vivimos, volveremos
wauspaqa diosllawanña si morimos, sólo con Dios.

IV
Bendicionta qowayku mamay Madre mía danos tu bendición
p’isqa rosas makiykiwan con las cinco rosas de tus manos
phachiq rosas makiykiwan con las cinco rosas abiertas de tus manos.
V
Bendicionta qowayku mamay Madre mía danos tu bendición
waillayta kutipunaypaq para irme de mi casa

VI
Chay bendicionwan saminch’aska junto con tu bendición
wiñay wiñay kausanaypaq para vivir toda la vida.

VII
Qalluy watasqa riquriqtin Si mi lengua aparece atada
qan mamallay paskariwanki tú, Madre mía, la desatarás.

VIII
Yupaqa p’unchay chayamuqtin Cuando llegue el día señalado
qan mamallay pusapuwanki sólo tú madre mía llévame.

Música sin texto para Coreografía I (versión melódica de 1985)

negro

Música instrumental para COREOGRAFÍA II  (versión 1985)

capacnegrop8

Música instrumental para COREOGRAFÍA III (versión 1985)

negro2

Fragmentos del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

[1] Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

[2] Podemos considerar la investigación realizada en tres etapas. La primera entre 1981 y 1985 – cuando se tiene la primera versión del libro Danzas de Paucartambo – La segunda etapa entre 1986 y 1987 cuando la autora asume varias funciones socioculturales dentro de la Fiesta, como carguyoq en la danza Saqra. La tercera de 1992, cuando la autora en equipo con videastas realiza el video “Con su alma india, pero”.

[3] El Dr, Jorge Cornejo Buroncle publicò diversos artículos sobre interesante documentación que se guarda en el Archivo Histórico del Cusco, incluyendo los contratos de compra-venta de esclavos afrodescendientes destinados al trabajo doméstico. Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

[4] Al respecto se puede leer el interesante trabajo de Juan Carlos Estenssoro, “Del paganismo a la santidad” – aproxim`pandonos a la interrelación entre cultura hegemonía hispana y católica, y la cultura y religiosidad de los pueblos nativos. Los  españoles utilizaron canciones de origen quehuca para la alabanza religiosa católica.

[5] Al respecto, …. La investigadora suiza .-…   decía que la danza no podía contener nada más en el vestuario. Ya no había espacio para nada más, habiendo logrado la plenitud, a ese vestuario no se le puede agregar nada, porque ya no cabe.

[6] Hacia 1985,en el Ccaijo, Centro de capacitación campesina, se realizaba un festival de danzas y música de la región, habiendo constituido un grupo de Qhapaq Negro, los propios habitantes de Andahuaylillas. Fragmento del libro inédito DANZAS DE PAUCARTAMBO, escrito por Chalena Vásquez en 1985, corregido y aumentado para la presente publicación.

Related Posts